Trabajador social. Conductor para el personal, conductor para solicitar radiografías un domingo por la tarde, transporta al personal de atención al hospital para cambiar los turnos de cuidado de uno de nuestros chicos que fue hospitalizado, ayuda en nuestra área de escolarización, imprime las tareas para los niños, vigila a uno de nuestros jóvenes para que su «tía» pueda tener un momento para comer su almuerzo, ayuda con los deberes por las tardes, llama a los miembros de la familia regularmente para mantenerse al tanto y mostrar que nos preocupamos, lleva paquetes de comida de emergencia a las familias que están desesperadas, se comunica con el gobierno y otras autoridades supervisoras y cualquier otra cosa que se le presente ha sido la descripción del trabajo de nuestro trabajador social, Henry, durante los últimos meses. Algunas son sus responsabilidades «normales»; la mayoría no lo son. Esta ha sido la historia de Henry y también para la mayoría de los miembros de nuestro equipo.

 

Me imagino que todos hemos tenido que asumir múltiples sombreros últimamente. Hagamos esta pregunta: «¿Cómo has tenido que adaptarte este año?» Debido a los múltiples desafíos que hemos experimentado, hemos tenido que pedir a nuestro personal que sea MUY flexible! ¿Y saben qué? ¡Lo han hecho! Su vocación de trabajar en un ministerio y no sólo un trabajo se ha mostrado brillante. Y estamos agradecidos.

Aunque todo el mundo tiene un papel asignado dentro de La Casa, los tiempos como los que estamos viviendo nos han hecho saltar a todos para ayudarnos unos a otros… a ¡SOBREVIVIR!

Cuando el metal es sometido a un calor y una presión extremos, se refina. A menudo se convierte en algo aún más valioso que si se dejara de lado. La mayoría de nosotros preferimos que nos dejen en paz, sin presión, navegando suavemente.

Sin embargo, cuando se nos somete a presión, también somos refinados. Salimos más fuertes, nos aferramos más a nuestro Padre Celestial y nos convertimos en mejores personas por ello. Salimos más unidos habiendo luchado juntos por una causa común.

Estamos TAN agradecidos por la forma en que nuestro personal, los jóvenes adultos en el programa de transición e incluso nuestros voluntarios y donantes han dado sacrificialmente durante estos días difíciles. Nos unimos en la alabanza a Dios por TODAS las formas en que nos ha sostenido y seguirá haciéndolo. Den un grito a TODOS los que ayuden a hacer posible este ministerio. ¡Juntos, hacemos la diferencia! Por favor, ora para que podamos continuar unidos como lo estamos ahora.