Uno de los aspectos más desafiantes, y a la vez gratificantes, del ministerio de La Casa de mi Padre es trabajar con las familias biológicas de los niños a los que servimos. En los últimos años, hemos sido llamados a servir a 17 nuevos niños, lo que trae numerosas oportunidades para llegar a los miembros de la familia biológica y comenzar a caminar con ellos. Nos encanta poder sentarnos y trabajar juntos para conseguir objetivos que permitan una sana reconexión. Muchas veces, se trata de ayudar a los miembros de la familia a aprender habilidades o a ampliar su educación de alguna manera para poder mantener a la familia económicamente.

Recientemente, hemos podido ayudar a una de nuestras madres a ampliar su pequeño negocio de venta de frutas y verduras para que pueda pagar la matrícula de la universidad. Tiene un sueño. Quiere ser trabajadora social.

Vendía pan y chocolate a los conductores de autobús desde las 4:00 hasta las 6:00 de la mañana y vendía frutas y verduras por las tardes para su subsistencia.

En julio, perdió a su padre en COVID y se encontró de nuevo buscando recursos para salir adelante.

Pudimos ayudarla a construir un puesto desde el que pudiera seguir vendiendo frutas y verduras. Ahorró y pudo matricularse en la Universidad. Ha estado utilizando su teléfono móvil para participar en sus clases en línea y para tomar fotos de sus trabajos para presentarlos. Queríamos ayudarla a conseguir una pequeña computadora con la que pudiera hacer y entregar sus tareas. La semana pasada le entregamos el equipo. “No tiene ni idea de lo fácil que es hacer mi trabajo en una computadora”, le dice a nuestra trabajadora social. “Es mucho más fácil que en un teléfono, y tengo la esperanza de avanzar en la vida”.

Gracias a todos los que dan para ayudar a las familias a seguir adelante con esperanza.