¡Hola desde El Salvador! Tuvimos nuestras «vacaciones de Semana Santa» la semana pasada. Fue, por supuesto, una «vacación en casa», pero fue un descanso de las últimas tres semanas de clases en casa y todas las presiones que vinieron con ella. Ciertamente, fue un descanso necesario. ¿Podrías por favor continuar orando por nuestros padres de hogar y los chicos mientras tratamos de sobrellevar estos momentos? Tus oraciones y tu apoyo nos dan fortaleza para poder satisfacer las necesidades diarias de aquellos a los que servimos.

Pero hoy, queremos enfocarnos en otro aspecto del ministerio para mostrarles un poco las vidas de las familias que servimos y nuestros vecinos alrededor de la finca, donde estamos ubicados.

Normalmente, aquí en la ciudad, las mañanas pueden estar llenas de gente tocando sus campanas para hacerles saber que están vendiendo pan dulce o gritando «¡Café, Café!» Más tarde en la mañana, podemos escuchar los altavoces gritando «la papa, la papa, la papa». (Es el hombre de la fruta y la verdura que viene con su camioneta para decirte que tiene papas y otras cosas para vender.) Conduces por las calles y encuentras gente ansiosa por limpiar tu parabrisas, venderte plátanos o un cargador para tu teléfono. Mucha gente en El Salvador vende en las calles para ganarse la vida. Son mini-empresarios, tratando de ganarse la vida. Y eso es exactamente lo que es. Proveer para las necesidades básicas del día. Desde que la cuarentena obligatoria ha entrado en vigor, esta gente ya no vende. No pueden. Por lo tanto, su sustento se ha ido. El gobierno recientemente prometió $300 dólares a cada familia cuyo consumo de electricidad estuviera por debajo de cierta cantidad. Algunos estaban en esa lista, pero muchos otros no. El último censo se hizo hace más de diez años y muchas de las familias con las que trabajamos no tenían identificación en ese momento. Lleva tiempo trabajar con el sistema. Las consecuencias siempre caen con más fuerza sobre los que viven en la pobreza ahora, enviándolos en espiral hacia la desesperación. Esa es la vida para la mayoría de las familias de nuestros chicos. Estamos conectando semanalmente con cada una de las familias con las que trabajamos por teléfono. A algunos les va bien; pudieron acceder al dinero ofrecido por el gobierno. Otros están luchando, pero no tenemos forma de llegar a ellos bajo la limitada capacidad de moverse durante la cuarentena. Estamos trabajando en formas de hacerles llegar comida. Ora por nuestras familias. Ora por alternativas. La semana pasada, abrimos los periódicos para ver a la madre de uno de los niños que hemos tenido bajo nuestro cuidado durante 15 años. Trabajamos con ella; nos mantenemos en comunicación. Pero cuando empezaron las cuarentenas e intentamos llamar, el número ya no funcionaba. Ella vende en las calles y gana lo suficiente para la comida del día y los $5 dólares para pagar una habitación para pasar la noche. No puede vender ahora; no tiene dinero para poner una pequeña cantidad de «minutos» en su teléfono. Sin comida, sin lugar para dormir. El artículo en el periódico era acerca de que tenía que hacer un refugio de plástico. Nuestros corazones se partieron. Nuestro Programa Familiar existe para ayudar. Nuestro Trabajador Social fue a buscarla. Nos costó varias veces localizarla. Y cuando lo hicimos, había colgado un pedazo de plástico bajo una parada de autobús para refugiarse por la noche. Alguien le había dado un poco de comida, y ella había hecho una fogata al lado del camino para cocinar. Estaba muy orgullosa de haber sobrevivido. Se negó a moverse.

También tenemos vecinos alrededor de la granja que están en una necesidad desesperada. Tenemos 19 viudas que viven alrededor de la comunidad donde se encuentra nuestra finca. Hace dos semanas, compramos algunos alimentos básicos y se los llevamos. Muchas no tenían comida en su casa. Las lágrimas corrían por sus rostros al ver algunos alimentos básicos. La semana pasada, recibimos una donación de paquetes de comida para poder entregarlos a estas viudas y a algunos de los más necesitados de la comunidad. Dios está viendo la necesidad, y Dios está proveyendo.

Pero como esta cuarentena persiste, como la esperanza parece perderse en la desesperación por sobrevivir, estos son sólo soluciones temporales que duran tal vez una semana, un poco más. En este momento, el enfoque está en satisfacer la necesidad inmediata, esperando y orando para que las cosas den un giro para mejorar, eventualmente. ¿Podrías por favor orar por nosotros mientras cuidamos a los niños que tienen trasfondos difíciles que traen preguntas de «por qué» y «cómo» con ellos? Es complicado. Es difícil. Requiere recursos. Pero se nos recuerda que estos son los hijos de Dios y que Él tiene un plan. Él trae curación y esperanza. Ora para que nunca perdamos el enfoque.

¿Por favor podrías orar para que Dios pueda mostrarte a los vecinos que te rodean y que también están necesitados? ¡Juntos, podemos hacer brillar la luz en la oscuridad porque lo reflejamos a El!