¿Recuerdas la elección de asignaturas optativas y actividades extracurriculares en el colegio? Siempre parecía emocionante pensar en tomar una clase que no pareciera tan «académica», ¿no es así? Estas clases nos permitían perseguir nuestros intereses, aumentaban nuestras capacidades o nos enseñaban una nueva habilidad.

Al elaborar el plan de estudios para los niños este año, se fijaron las clases requeridas. Sin embargo, fue divertido pensar en qué otras clases extracurriculares podrían incorporarse al plan. Todos nuestros padres de hogar tienen áreas de interés, talentos y habilidades en las que cada uno sobresale y se entusiasma, así que decidimos que usaríamos nuestros propios recursos para que nuestros padres enseñaran algunas clases electivas. Además, necesitábamos cumplir con los requisitos de educación física hasta que pudiéramos integrar a los niños a otras oportunidades en estas áreas. Cuando discutimos esta idea con los padres de la casa, ¡estuvieron de acuerdo! 

Nuestros niños están teniendo la oportunidad de experimentar clases de arte, teatro, música y cocina los jueves por la tarde.  Continúan sus clases de equitación cada semana, y dos de nuestros padres de dirigen una clase de educación física. Otro de los padres está impartiendo una clase de valores cristianos.

Únase a nosotros en oración por los niños y nuestro personal de este año a medida que aprenden y crecen – físicamente, emocionalmente, académicamente y espiritualmente – y saber que fueron hechos únicos y Suyos.

¡Estamos muy agradecidos por todos los que nos han apoyado para hacer posible este nuevo año de aprendizaje!