Durante esta época especial de la Navidad, la mayoría de nosotros esperamos pasar tiempo con la familia, pensando en los alimentos especiales que podemos disfrutar juntos e incluso el intercambio de regalos. Por lo general, es un tiempo muy alegre que se comparte en todo el mundo mientras celebramos el nacimiento de nuestro Salvador, Jesucristo.

Nos reunimos con el personal, los niños y los miembros de la familia biológica para compartir juntos. Disfrutamos de un tiempo de diversión y compartimos una comida tradicional llamada «panes con pavo», un sándwich de pavo relleno con muchas verduras, ensalada de col y cubierto con una salsa a base de tomate. Es delicioso! Pero junto con la diversión y la comida, nos trajo lágrimas a los ojos al ver cómo nuestro pabellón estaba tan lleno que ya casi no cabiamos todos. Nuestra familia ha crecido este año, y ver a todos juntos nos recordó el trabajo al que Dios nos ha llamado y que ha crecido a través de los años.

 

Por la tarde, nuestro personal y los niños cambiaron de funciones. Hace años, comenzamos una tradición que ha sido transmitida de año en año… la de celebrar con nuestros vecinos alrededor de la granja. Invitamos a los que vivían a nuestro alrededor a una pequeña celebración, compartiendo un tiempo de diversión con juegos, compartir la historia de la Navidad, refrigerio, y un pequeño regalo que se le dio a cada niño.

Este día cada año es una celebracion especial a través de los años. Gracias a GlobalX, My Father’ s House International y a los voluntarios y donantes locales, pudimos continuar esta tradición que se ha convertido en algo muy especial para nuestros vecinos. Casi 700 de nuestros vecinos asistieron!

Todo nuestro personal participó en el servicio de alguna manera. Nuestros jóvenes del programa The Bridge planificaron juegos de feria, otros ayudaron a servir «pupusas» y a servir bebidas, otros pusieron en marcha juegos de feria, otros ayudaron con manualidades, otros ayudaron con la logística, otros ayudaron a compartir la historia de la Navidad, pero todos tuvimos un lugar para servir.

Este equipo especial no sólo recaudó fondos para la fiesta, sino que visitó a las viudas de nuestra comunidad, envolvió cientos de regalos para asegurarse de que cada niño recibiera un regalo, llenó bolsas de dulces, decoró, planificó manualidades y trajo mucha energía y alegría. Sin ellos, nunca hubiéramos podido compartir este tiempo con nuestras familias y vecinos.

Eche un vistazo a este día especial que compartimos con las familias, compañeros de trabajo, socios y vecinos. Que las fotos traigan una sonrisa a su cara y alegren su corazón.

Les deseamos a cada uno de ustedes muy Feliz Navidad! Que sientan el infinito amor de nuestro Salvador mientras celebramos su nacimiento.