Trabajar con niños que han sido separados de su familia por el sistema judicial es a la vez gratificante y simplemente difícil. Siempre hay tensión. A veces es una lección de humildad mirar en nuestro corazón y ver el deseo de proteger a los niños a riesgo de no animar a sus familias hacia la restauración. Ese es un balancín que sabemos que nuestros corazones juegan, por lo que debemos ser intencionales en nuestro deseo de sanidad y verdadera restauración… para toda la familia, siempre que sea realmente posible.

Hemos acogido a niños que nunca pudieron regresar a casa. Hemos acogido a niños que han regresado. Hemos acogido a niños que han encontrado familias para siempre a través de la adopción. Hay muchas posibilidades, pero lo que sabemos es que un deseo profundo dentro de cada niño que servimos es conocer y estar conectado con la familia. Tal vez no puedan conectarse con los miembros de la familia, sabemos que es necesario trabajar en sus propias vidas antes de que la reconexión sea posible, pero la mayoría de las veces tienen hermanos, otros parientes con los que pueden permanecer conectados. Y así comienza el trabajo de nuestro Programa Familiar, tanto trabajando con los miembros de la familia que necesitan apoyo en su camino hacia la sanidad, como con aquellos miembros de la familia que desean permanecer conectados.

Juan tenía ocho años cuando pudimos localizar a un tío y una tía que dijeron que estarían dispuestos a visitar a Juan durante los días de visita familiar en La Casa. Cuando le dijeron a Juan que tendría visitas, él lloró. El susurró entre las lágrimas y respiró profundamente, «Tengo familia. Tengo familia». La familia es importante.

En los últimos diez años, Juan ha formado una relación con su tío y su tía. Ellos han venido fielmente a los días de visita familiar, y Juan ha ido a visitarlos durante las vacaciones extendidas. Hemos sido bendecidos al trabajar con la familia para ayudarles a ser más autosuficientes y hacer mejoras en su casa. Ellos han sido diligentes en hacer el trabajo y en acceder a los recursos para hacer la vida mejor.

El año pasado, Juan cumplió dieciocho años. Mientras hablábamos con Juan y su familia acerca de lo que le esperaba en la vida, su tío y su tía lo invitaron a vivir con ellos. El amor fue la raíz de esta oferta. Comenzamos a trabajar hacia una transición para Juan, y él se fue en diciembre a vivir con su familia.

No paramos nuestro viaje con las familias si o cuando los niños regresan a casa. De hecho, ese es a menudo un momento importante para viajar con ellos.

Hemos sido bendecidos con un equipo que viene cada Enero para ayudarnos a tener listos los útiles escolares, forrar los libros y tener todo listo para que los niños comiencen un nuevo año escolar. Muchos han venido año tras año en ese equipo, así que conocen a Juan. Si conocieran a Juan, sabrían que es sociable; le encanta conectarse con la gente.

No fue difícil convencer a este equipo de que formara parte de la ayuda a la familia de Juan para construir un gallinero. Querían poder tener huevos para ellos y venderlos. Se llegó a un acuerdo con la familia de Juan de que despejarían el terreno, echarían la base de hormigón y cortarían madera para hacer los postes antes de que llegara el equipo.

El equipo se dirigió en el viaje de dos horas para visitar a Juan y ayudar con el proyecto. Pero en realidad, dijeron que ese día recibieron más de lo que dieron. Vieron a Juan contento en su nuevo entorno. Lo vieron con una familia que realmente se preocupa por él. Vieron el amor que su familia tiene… como fue compartido con ellos ese día. Ayudaron a descubrir cómo colocar la malla alrededor del gallinero, poner un techo, poner comederos y colocar 50 pollitos dentro. Pudieron ver la vida familiar real en El Salvador. Algunos de los miembros del equipo incluso recibieron lecciones auténticas de cómo hacer tortillas de la tía de Juan.

Estamos agradecidos por los socios que tienen un corazón para las familias con las que trabajamos y que se comprometen en formas que ayudan a impulsarlas hacia adelante. Gracias al equipo de GlobalX por sus corazones y servicio!