Corriendo hacia la mesa para recibir su regalo, una niña de ojos brillantes, con una amplia sonrisa y más emoción de la que su diminuto cuerpo podía contener, bailó y se agitó mientras su mamá decía su nombre. Esperaron a que el regalo fuera traído a la mesa. El regalo estaba envuelto en papel de Navidad, la niña lo tomó y exclamó: «Mami, es hermoso». ¿Puedo por favor abrirlo ya?» Mamá trató de susurrar que esperarían hasta que estuvieran en casa, pero la niña se retorció mientras exclamaba, «No puedo esperar».

Y luego estaba la anciana a la que le dolían las rodillas. No podía caminar hasta la finca para recibir su canasta de víveres, así que se la llevamos a su casa. Rápidamente dijo, «¿Por qué se preocupan tanto por mí? Creo que tengo 101 años y si Dios elige tomarme, ‘Gloria a Él’. Tal vez deberían cuidar a los jóvenes que tienen muchos años aquí en la tierra.» Sólo queríamos que supiera que Dios la ve y se preocupa por ella. 

Jóvenes y viejos, Dios nos ve y se preocupa por todos nosotros.

La pandemia ha cancelado tantos planes y tradiciones. Uno de ellos para La Casa es nuestra fiesta anual de Navidad para las familias que servimos y nuestros vecinos de La Finca. Sin embargo, nuestros corazones aún querían compartir un poco de alegría este duro año. Se compraron pequeños regalos para cada niño y se dio una canasta de alimentos a cada familia. Nuestros trabajadores sociales entregaron personalmente una canasta de víveres a cada una de las familias con las que trabajamos durante todo el año. Nuestro personal repartió regalos y canastas a nuestros vecinos. 270 canastas y casi 350 regalos fueron distribuidos la semana pasada. Nada de juegos, feria, sorbete, pupusas o bebidas . . . pero si pudimos mostrar a los demás que el abundante amor de Dios es la razón por la que celebramos, incluso este año, parecía importante.

Gracias a aquellos que dieron para que otros pudieran recibir. Que sus corazones se llenen hasta rebosar por el gran amor de Dios en esta temporada.