El Día de Acción de Gracias no es un día que se celebre regularmente en El Salvador, pero pensamos que sería un gran mes para enfocarnos en dar gracias por todas las provisiones que hemos recibido y buscar maneras de dar a otros.

Todos los días, pasamos al lado de nuestros vecinos. Los vemos caminando por la calle mientras caminan a la escuela, llevan su maíz al molino para ser molido o llegan a la carretera para ir a los lugares a los que tienen que ir. Estamos bendecidos; tenemos vehículos que nos llevan por ese camino de tierra sinuoso y lleno de baches y por la empinada colina que hay que subir para llegar a la pequeña comunidad antes de llegar a la carretera.

Podemos verlos cargando agua, mientras que nosotros tenemos un pozo y sólo tenemos que encender el grifo para verla correr libremente. Los vemos llevando comida que han comprado para el día y otras necesidades que en nuestro caso llevamos en nuestro carro o mantenemos en nuestro refrigerador.  

Y sin embargo, podemos pasar por alto lo difícil y seguir con nuestras vidas. Como personal, queríamos tomarnos el tiempo para hacer una pausa, reflexionar sobre las bendiciones que se nos han dado y compartir algo con nuestros vecinos. Queríamos detenernos un momento y ver que se nos ha dado la oportunidad de no aferrarnos a lo que tenemos, sino de dar también. Queríamos que todos vieran que detrás de un regalo siempre hay un sacrificio. 

Así que, nuestro personal planeó un «Día de Servicio». Aquí hace calor todo el año, y ahora que las lluvias casi han terminado, el sol de la tarde puede ser intenso. Pensamos que sería bueno preparar un refrigerio y llevárselo a nuestros vecinos. No sólo ir a comprar un bocadillo y repartirlo, sino hacer algo que requirió un poco de esfuerzo e involucró a todos trabajando juntos.

Nuestro personal y los niños prepararon 200 bebidas congeladas (llamadas charamuscas), sándwiches y pequeñas ensaladas de frutas para compartir con nuestros vecinos.  Todos contribuyeron para hacer su parte, desde cortar la fruta y ponerla en pequeñas bolsitas, hacer una ensalada para agregarla a los sándwiches hasta ensamblar los sándwiches. Todo estaba envuelto y puesto en cajas y nos fuimos al sol caliente de la tarde para ser una bendición y recibir una bendición.

Esperamos que disfrute de las fotos de nuestro día mientras mira las abundantes sonrisas compartidas en nuestro Día de Servicio de este mes.

Y un muy Feliz Día de Acción de Gracias! Que sus corazones se llenen al mirar hacia atrás con un corazón agradecido por las muchas bendiciones que hemos recibido este año!